Innovación en Banca

10-marzo-2009

La eterna promesa del pago sin contacto

Filed under: General — Álvaro Martín Enríquez @ 13:34
Tags: , ,

Cualquiera que haya viajado en la red de transporte público de Londres en los últimos años se habrá topado con la tarjeta Oyster. Básicamente, se trata de una tarjeta recargable en la que se puede almacenar hasta 90 libras esterlinas para pagar los deplazamientos con sólo pasarla por delante de los lectores ubicados en autobuses y estaciones de metro (al ver la imagen, algunos habrán identificado lectores parecidos en ciudades españolas).

oysterEste sistema, que se puso en marcha en 2003, tuvo una gran acogida entre los usuarios londinenses por diversas razones:

  • Su uso es tremendamente cómodo, ni siquiera hay que sacarla de la cartera para que funcione.
  • Agiliza las colas para acceder al transporte, mejorando el servicio en su conjunto.
  • Es la forma más conveniente de pagar el importe justo, en una red de transporte que tiene un complicado sistema de tarifas.
  • Se incentivó su adopción regalando las tarjetas en los primeros meses de funcionamiento, y cobrando tarifas más caras a quienes pagaran los billetes en efectivo.

En definitiva, se logró una mejora significativa en la experiencia de usuario, al tiempo que se rebajaban los costes de venta de billetes y de manejo de efectivo.

Esta experiencia es una de las referencias cuando se habla de los pagos sin contacto en el contexto más amplio de las entidades de crédito. ¿No sería tremendamente cómodo poder hacer pequeñas compras igual que con la Oyster? ¿No sería un paso más hacia la desaparición del costoso efectivo? La tecnología de radiofrecuencia (RFID) empleada en la Oyster ya tiene variantes adoptadas por el sector financiero, como en MasterCard PayPass o en Visa payWave, esta última la utilizada por Barclays para integrar una Barclaycard y una Oyster.

Varias entidades en Europa y Estados Unidos han realizado estudios y pilotos (En España: Caja de Canarias, La Caixa y Caja Madrid, entre otros) con resultados generalmente positivos, pero la tecnología no acaba de generalizarse por diversos motivos:

  • La falta de estandarización (sería catastrófico tener que llevar varias tarjetas con distintas tecnologías).
  • La inexistencia de una red de terminales punto de venta adaptados.
  • La percepeción de seguridad, pensando que nos pueden leer la información de la tarjeta a distancia.
  • Las dudas sobre la rentabilidad de invertir en la infraestructura necesaria.

Además, muchos opinan que no es necesario integrar un chip de radiofrecuencia en una tarjeta, ya que puede estar directamente en el teléfono móvil, uno de los pocos objetos que llevamos siempre con nosotros, gracias a una tecnología denominada Near Field Communication o NFC. Para que esto sea realidad, basta con integrar NFC en el terminal (en colaboración de los operadores o fabricantes) o, incluso, en un adhesivo.

Cuando en España ni siquiera están generalizadas las tarjetas EMV, ¿cuánto tiempo tardaremos en poder pagar el periódico pasando nuestro teléfono o nuestra cartera por un lector?

1 comentario

  1. […] más lejos, hace poco hablábamos de entidades que han creado operadores móviles virtuales y de la tecnología de pagos NFC. La llegada de las tarifas planas de datos, las mayores capacidades de los nuevos terminales y la […]

    Pingback por Más aplicaciones financieras para el móvil « Innovación en Banca — 23-marzo-2009 @ 12:42


RSS feed for comments on this post.

  • Categorías

  • Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

    A %d blogueros les gusta esto: